New to Busy?

Naturaleza del suicidio - filosofía socrática [Parte I]

6 comments

ulisesfl17
63
23 days ago6 min read

Ulises Flores
16/11/2019

Hola apreciado Stem-lector

Hablar de suicidio requiere más que una simple oración donde se dice: trata de la acción donde una persona destruye o acaba con su vida por voluntad propia. Siendo absolutamente necesario que sea ella misma quien se quite la vida, no con la ayuda o asistencia de un tercero; menos que lo haya hecho por engaño o sugestión de otra persona. Por supuesto, que logre el éxito de su cometido letal; de lo contrario se estaría hablando de intento de suicidio o suicidio frustrado.

Durante años se ha tratado de ocultar este tipo de sucesos. De hecho, en muchas culturas y poblaciones es un tabú familiar. Esa actitud de ocultamiento persiste en muchas familias. Una sociedad que está colmada de prejuicios, costumbres, hábitos y quizás falta de nociones básicas en asuntos tan fundamentales como entender qué es el suicidio y por qué una persona toma la decisión de quitarse la vida.

Imagen de ArtWith Tammy alojada en banco de imágenes: Pixabay
bajo liencia de Dominio Público

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 800.000 personas se suicidan cada año en todo el mundo, este tipo de muerte ha llegado a considerarse la segunda causa de mortalidad en jóvenes dentro del grupo etario de 15 y 29 años. Entre los medios empleados para poner fin a la vida, destaca el uso de agrotóxicos, ahorcamiento y armas de fuego. Este organismo señala que se está ante un grave problema de salud pública, en tanto, muestra preocupación y signos de ocupación al hacer un llamado para que se activen planes sanitarios de prevención al suicidio.

Ahora bien, el contexto temático se viene configurando con una o más personas que se quitan la vida por sí mismos, una sociedad que no termina de comprender este fenómeno sociosanitario y tiende a ocultarlo por razones que iremos desnudando, mientras el máximo organismo mundial de salud señala cifras alarmantes de casos materializados; sin hacer mención a los intentos fallidos; tampoco, cuentan los decesos que ingresan estadísticamente como accidentes laborales, domésticos, automovilísticos, deportivos, artístico, entre otros en que las personas se suicidan y las autoridades declaran accidentes. Esto último, obliga plantearnos de manera más formal cuál es el origen de esta práctica.

Imagen de Goran Horvat alojada en banco de imágenes: Pixabay
bajo liencia de Dominio Público

En el suicidio parecen interactuar diversos factores de orden psicológico, sociológico, ambientales, genéticos, culturales, religiosos y filosóficos, entre otros. Esta variedad disciplinaria genera de cierta manera, discrepancias al momento de conceptualizar, entenderlo y ocuparse eficazmente de él; por eso haré un breve, pero sustancial recorrido historiográfico con el propósito de saciar la sed de conocimiento y posicionarse mejor contextualmente. Qué mejor lugar para buscar sino Grecia, en el esplendor de su auge filosófico cuando se daría a conocer por las torrenciales olas de conocimiento que retumbaban en las ágoras de sus jóvenes ciudades Estados.

Sócrates (470 a.e – 399 a.e), tras la acusación de Anito, Meleto y Licón, por los cargos de corromper la juventud, puesto que había sido maestro de Critias, quien lideraba un grupo de oligarcas que habían pactado con Esparta traicionando Atenas; también, se imputó por desobediencia a los dioses e introducción de creencias en deidades no conocidas ni aprobadas por el gobierno griego; pese a su brillante defensa es declarado culpable y sentenciado a muerte, su medio de ejecución es envenenamiento por la ingesta de cicuta, una planta herbácea con alto contenido de coniína, neurotoxina que paraliza el sistema nervioso central. Si la persona es obligada o simplemente inducida a quitarse la vida no se trata de un suicidio.

Los jueces sentenciaron a Sócrates y su privación de libertad no fue inmediata, pudo haber salido de Atenas, muchos amigos, seguidores y familiares le propusieron huir y se negó. Una vez en cautiverio, rechazó planes de fuga e incluso un día antes de su ejecución rehusó participar en su salida previo arreglo con el carcelero. Acá hay una fundamentación filosófica y espiritual que no voy a profundizar; sin embargo, puede decirse que Sócrates concebía la muerte como un medio de liberación (del alma) y sus últimos días e incluso antes de ingerir el veneno, solicitaba calma, serenidad y silencio; por eso, pidió que Jantipa (su esposa) y sirviente abandonaran el recinto, puesto que perturban el ambiente con llantos desconsolados.

Imagen de Evil Preacher alojada en banco de imágenes: Flickr
bajo liencia de CC BY-SA 2.0

Quizás el momento más interesante de estos acontecimientos es cuando expresa a sus discípulos que un verdadero filósofo debe vivir para filosofar y elevar su nivel conciencial, es decir alcanzar la verdad y para esto deben morir; no obstante, les hace énfasis en que es ilícito suicidarse. Cebes, uno de sus pupilos queda confundido y le pregunta: ¿Qué es esto, nos dices que está prohibido quitarse la vida, no obstante, un filósofo debe seguir el camino de aquel maestro que se quita la vida? Con mucha pedagogía Sócrates contesta que el suicidio no es una senda para descubrir la verdad. Le explica que la muerte es solo un requisito, más no es suficiente para obtener esa consciencia elevada.

Lo termina de tranquilizar diciéndole que quienes hayan tenido una vida practicando filosofía estarán cerca de alcanzar el conocimiento; ahora bien, para alcanzar la verdad deben morir. Lógicamente, hay una distancia considerable entre conocimiento y verdad. En tanto, aquella persona que suba al podio del conocimiento puede suicidarse libremente porque le resta un nivel de consciencia que no lo obtendrá en vida, la verdad.

Concluye el más grande de todos los filósofos diciendo que en este tramo de la vida no está prohibido ni es ilícito practicar el suicidio, pues se ha alcanzado el conocimiento. Esto determina que Sócrates se envenenó a voluntad y con conocimiento de causa, se trató de un suicidio, el viejo sabio había filosofado y alcanzado toda la sabiduría que se necesita conocer, el fraudulento juicio fue un instrumento para acercarse a la verdad.

Así se suicidó Sócrates, consciente de su acto y convencido de abrir la puerta que le conduciría a la verdad. No obstante, de las 800.000 muertes por casos de suicidio que reporta actualmente la OMS no se registran signos de un sujeto activo y pasivo (verdugo de su propia vida) que haya tenido un referente filosófico o de conocimiento que se aproxime al de Sócrates. Estos elementos se tratarán en la segunda parte de esta serie.


Esperando haber aclarado un poco sobre la naturaleza del suicidio y la postura socrática sobre este hecho, manifiesto mi gratitud por haber contado con tu visita y apoyo.


Referencias
  1. Factores de riesgo, síntomas y conducta ante adolescentes con intentos suicidas link
  2. Las múltiples caras del suicidio en la clínica psicológica link
  3. Organización Mundial de la Salud - Suicidio link

𝑮𝒓𝒂𝒄𝒊𝒂𝒔 𝒑𝒐𝒓 𝒕𝒖 𝒗𝒊𝒔𝒊𝒕𝒂

Comments

Sort byBest