New to Busy?

Hablemos de La Revolución Industrial

4 comments

solmar
54
4 months agoSteemit4 min read
Hola amigos, por motivos personales, estuve un tiempo alejada de ustedes, sin embargo, hoy nos reencontramos en esta mágica plataforma y les invito a que me acompañen a un rápido recorrido cultural por lo que se ha conocido históricamente como la Revolución Industrial.

Gran Bretaña, la cuna de la Revolución Industrial


Iniciemos: A diferencia del resto de Europa, atornillada en el Antiguo Régimen, Gran Bretaña contaba desde el siglo XVII con un gobierno de carácter constitucional, capaz de sacar partido al desarrollo experimentado por la industria y el comercio. No extraña, así, que fuera en Gran Bretaña donde se iniciara el despegue de la Revolución Industrial.


ucion4.jpg

link


No obstante, aunque la revolución industrial se inición en Gran Bretaña, a partir de 1830 se extendió de forma progresiva a otros países europeos. La creación del Banco de Francia, por Napoleón, junto a otras iniciativas estatales permitieron el impulso económico necesario para adaptarse al crecimiento industrial. El impulso definitivo lo daría la implantación del ferrocarril.


Por otra parte, el Banco Germánico favoreció la unificación de inversiones de los diversos estados. A partir de 1871 el desarrollo del ferrocarril y la siderurgia convirtieron el recién creado imperio alemán en una de las primeras potencias industriales del continente.


Por su parte, España y Rusia apenas percibieron la revolución industrial, mientras que Bélgica asumió con agilidad el nuevo orden económico.


revolucion.jpg

link


Transformación de la agricultura Británica

Desde mediados del siglo XVIII se impulsó en Gran Bretaña un nuevo sitema de produción de tierras (enclosures) con la intención de eliminar la excesiva parcelación del campo inglés, que limitaba la aplicación de los nuevos sistemas de cultivo rotatorio y las explotaciones de las grandes plantaciones de maíz y papas y, por tnto, la producción de aquellos rubros.


Las leyes de cercado (enclosures acts) confiscaron la casi totalidad de las tierras y estas fueron sometidas a un nuevo reparto del que se beneficiaría una incipiente aristocracia terrateniente. Por el contrario, los pequeños propietarios se vieron obligados a emigrar a la ciudad e ir a trabajar como mano de obra industrial.


agricultura.png

link


La expansión demográfica


Los avances sanitarios y la mejora general de la alimentación duplicó, durante la segunda mitad del siglo XVIII, el nivel demográfico europeo del siglo precedente. En Gran Bretaña, en particular, a lo largo del siglo XIX, la población se cuadruplicó. Este aumento del número de habitantes se dejó notar, sobre todo, en las ciudades (Londres, Liverpool, Manchester). Sin embargo, aunque el crecimiento urbano constituyó un factor decisivo a la hora del desarrollo económico (demanda de producción), significaba a la vez inconvenientes ( crisis de subsistencia, caos urbanístico, etc.). Algunos teóricos propusieron, a raíz del crecimiento demográfico acelerado, un control gubernamental de la natalidad, sin embargo, fue la emigración ultramarina la que estabilizó el crecimiento de la población europea.


poblacion.jpg

link


Los nuevos transportes


Hasta el siglo XVIII el único medio de transporte que permitía el tráfico de materia primas y productos manucturados de manera ágil y relativamente segura era la navegación. Sin embargo , las exigencias de la revolución industrial impulsaron la mejora de los medios de comunicación terrestres. Así, se construyeron numerosas vías de adoquines aglutinados con alquitrán, que promovieron la creación de líneas regulares de diligencias, y se fomentó una amplia red de canales navegables, que facilitó el transporte del carbón de los centros mineros hasta las ciudades industriales.

Sin embargo, la auténtica revolución de los medios de transporte vendrían dada por el ferrocarril. La gran empresa que constituyó la construcción y tendido de la línea ferrea sirvió de campo de expansión a la siderurgía y como sector económico en el cual invertir los excedentes del capital industrial. Hacia 1890 la totalidad de la red ferroviaria europea sobrepasaba 275.000 km, mientras que en Estados Unidos se había llegado a 335.000 km. El ferrocarril se había erigido, sin ningún tipo de dudas, en el medio de transporte terrestre del siglo.


revolucion3.jpg

link


Hasta acá, nuestro recorrido histórico y cultural por el mundo de la revolución industrial. Como siempre… Hasta la próxima sonrisa!!

Comments

Sort byBest