New to Busy?

My Chemical Romance NO es emo

1 comment

jairosanchez
53
29 days agoSteemit6 min read

A pesar de que el adolescente en ti se haya identificado con ello a inicios del milenio, My Chemical Romance NO es emo. Lo cual es irónico, considerando que es probablemente la banda más asociada al movimiento cuando sea que surja una conversación al respecto.


Loudwire

Primera Evidencia:
La Perspectiva de la Banda

Los miembros de la banda no solo han rechazado la etiqueta "emo", sino que han sido duramente críticos con la escena, especialmente después de mucho tiempo siendo referidos como tal en múltiples entrevistas. Gerard Way incluso se refirió al movimiento como "absoluta basura", como reportó NME.

Han declarado que sus influencias vienen de bandas como Queen, Black Flag, Misfits, Iron Maiden, Nirvana e incluso Bon Jovi, como declaró en el mismo reportaje de la NME antes mencionado. Nada de eso es emo y, como The Guardian reportó en el 2006, la culpa de ello es la alta popularidad que tuvo la banda durante los mismos años del boom emo. Toda banda popular surgiendo en esa época era asociada a lo emo en menor o mayor medida. My Chemical Romance, por fortuna y desgracia, estaba en la cima.

Sin embargo, si obviamos las declaraciones de la banda considerando que simplemente quieren evitar asociaciones con un movimiento como muchas bandas han hecho a lo largo de la historia, aún tendríamos evidencias para demostrar que no son emos. Evidencias más contundentes.


Loudwire

Segunda Evidencia:
La Música

No olvidemos que antes que un movimiento, emo es un género musical, conocido anteriormente como emotional hardcore. El primer álbum de ellos, I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love o simplemente Bullets del 2002 no fue muy conocido. Su música tenía ciertas similitudes con el emotional hardcore, pero a su vez también con el horror punk (en clave Misfits) o el hardcore punk. Hay incluso uno que otro riff cuasi-metal. Algo que veríamos más en se segundo álbum, Three Cheers for Sweet Revenge o solo Cheers. Cheers fue el álbum que los llevó a la cima y a su vez los manchó con la etiqueta emo. Sin embargo, sus canciones pasan por el pop punk ("I'm Not Okay"), el hardcore punk ("Hang'Em High", "Give'Em Hell, Kid") y rock alternativo con influencias de cabaret ("You Know What They Do to Guys Like Us in Prison"). Y si pasamos a sus siguientes dos álbumes la cosa empeora. The Black Parade está muy influenciado (además del punk oscuro y agresivo de siempre) por bandas de rock clásico y hasta progresivo y teatral como Queen y Pink Floyd. Nada más alejado de lo emo, excepto, por supuesto, su cuarto álbum, Danger Days: The True Lives of the Fabulous Killjoys o Danger Days, el cual está lleno de pop, electrónica, rock electrónico y hasta psicodelia y nu metal.

Ahora bien, alguien podría decir que, con excepción de sus últimos dos álbumes, los cuales son obviamente no emo (aunque alguno que otro por allí incluso pensaría que The Black Parade lo es), sus dos primeros, y en especial Cheers que fue con el que se ganaron la etiqueta, sí lo son. Eso tomando en cuenta que el emo como género musical es difícil de definir, y básicamente lo suelen reducir a hardcore punk con letras depresivas y cantos desgarradores que van en tono con las letras, y con eso vamos al punto final y más importante.


RockSound

Tercera Evidencia:
Las Letras

Si tomamos como ejemplo las letras del primer álbum, el cual tiene letras depresivas como en "Drowning Lessons" o "Early Sunsets Over Monroeville", el álbum también cuenta con temas sobre asesinato y violencia como el que abre el disco ("Honey, This Mirror Isn't Big Enough for the Two of Us"), que arranca tras una introducción del tema para guitarra clásica "Romance". "Vampires Will Never Hurt You" tiene temática de horror, "Our Lady of Sorrows" es una antítesis de lo emo (y de esto ellos tienen una cantidad significantiva de canciones) donde, en lugar de mostrar una letra deprimente, muestra una esperanzadora donde exhorta al oyente a tomar su "maldita mano" para salir de los problemas. El mensaje más emo que se puede dar, supongo. Y, por supuesto, no puedo dejar de nombrar "This Is the Best Day Ever" donde Gerard celebra que dejó de ir al odontólogo debido a una muela que le dolía.

Ahora vamos a Cheers, la quinta esencia de un álbum emo según aquellos que nada saben de qué es emo. Empecemos con el "himno emo" sacado de ese álbum: "I'm Not Okay". ¿Alguien acaso ha escuchado la letra de esa canción? Y por si no les quedó clara, ¿alguien ha visto el video? ¿No se dan cuenta que están burlándose de lo emo? Es una parodia. Parodian las actitudes emo adolescentes. Tomemos en cuenta que Gerard Way, principalmente letrista de la banda, ya tenía 27 años para cuando lanzaron ese álbum. 27. No 15, no 13, no 14. Veintisiete. A pesar de que sí sufría de depresión obviamente no se identificaba con las bandas de adolescentes contemporáneas que sí representaban el movimiento y con esta canción, su mensaje y su video claramente burlón lo deja en claro. ¿Por qué los chicos emo se identificarían con una canción que se burlaba de ellos? Lo ignoro. Quizás es parte de su masoquismo. El álbum tiene temáticas bastante variadas, como una crítica y burla a los misioneros religiosos, fantasmas vengativos, asesinos en plan Bonnie y Clyde y hasta la tortuosa aventura de un criminal en la cárcel a quien toman de juguete sexual.


Cassie the Venomous' Blog

Por una parte My Chemical Romance se benefició de la etiqueta ya que, en medio del boom, consiguieron vender muchos más álbumes y llenar más estadios de lo que hubiesen logrado de haber salido a la luz en otras circunstancias (quizás). Pero por otra parte también les afectó mucho, ya que, aún hoy, después de todos estos años y tras las noticias de su regreso para un gira de conciertos, la gente aún sigue sin comprender que nunca fueron emos, no les agradan los emos y que hasta se han burlado de ellos de frente tanto en canciones como en entrevistas. Lo más doloroso es que su magnus opus, el aclamado The Black Parade, a pesar de ser su álbum más exitoso, no tuvo el impacto general en la industria del rock como un clásico moderno debido a esa etiqueta sucia que les colocaron. Un álbum donde el rock clásico teatral y elegante de los setentas se mezcla de manera perfecta (e inesperada) con lo crudo del punk. Una obra de arte en todo su esplendor, eclipsado por una etiqueta que no les iba.

Comments

Sort byBest